San Gimignano y Las Mil Torres de la Toscana

Hace un par de meses visité Italia junto a mi esposa y mis dos hijos pequeños. La logística con niños chicos no siempre es sencilla; la planeamos bien y la primera conclusión a la que llegamos fue la siguiente: Mientras en menos hospedajes nos quedemos el viaje sería más tranquilo y mejor.

Una de las zonas que más ganas teníamos de recorrer era la famosa Toscana Italiana. Buscando información pre viaje, encontramos a San Gimignano, un pequeño pueblo medieval, como la mejor opción para tomar como base.

Cuando viajas con niños chicos es importante hospedarse en un departamento de mas de una habitación. ¿Por qué? Tener un espacio para que los cachetones duerman a una hora prudente y tener tiempo libre para organizar lo que sigue del viaje es fundamental.

Junto a mi hijo Joaquín recorriendo las calles de San Gimignano

Si estamos todos en una misma habitación de hotel, basta que uno se duerma para que todos tengamos que dormir; además el tener una cocina nos permite preparar nuestra propia comida y olvidarnos, la gran mayoría de veces, de comer en restaurantes, lo que se transforma en un gran ahorro.

Buscamos en AirBnB y encontramos un lindo departamento, dentro de las murallas de la ciudad y con una ubicación privilegiada, a un precio bastante razonable.

Luego de 4 días recorriendo Roma, partimos hacia el norte, rumbo a la Toscana. Nos desviamos de la ruta para visitar Pitigliano (155 km / 2:20 h), un pueblo de menos de 4,000 habitantes y construido sobre una colina, conocido también como la pequeña Jerusalén gracias a la gran colonia judía que viven ahí.

El pueblo medieval de Pitigliano

Luego de recorrer las pequeñas y pintorescas calles de Pitigliano enrumbamos a San Gimignano (160 km / 2:30 h), nuestro refugio “toscanes” por los próximos 6 días.

La Ciudad de las Mil Torres

Nos ubicamos en el antiguo y acogedor departamento que alquilamos. Estábamos maravillados con la belleza San Gimignano, una ciudad peatonal, donde los carros que la transitan están contados con los dedos.

Otro de los motivos por el que escogimos San Gimignano, además de su belleza, fue por lo céntrico que está; se encuentra a solo 45 minutos de Siena y de Florencia.

Michelle y Avril caminando por una de las bellas calles de San Gimignano

La ciudad amurallada es famosa por las grandes torres, de origen medieval, que la adornan. Hoy se mantienen en pie 14 de las 72 que existieron. La construcción de las torres fue una competición de las familias mas adineradas e influyentes de la época; con ellas trataban de demostrar su poder y riqueza. El que construía la torre más grande, en teoría, era más rico.

Por una semana nos sentimos “locales” en San Gimignano. Andábamos en familia por sus empedradas y empinadas calles; ya sea en busca de un rico café; de un delicioso Panforte, postre típico de la Toscana; o de un cremoso helado en Dondoli, ganador por dos años consecutivos del premio al mejor “gelato” del mundo.

Una de las 14 torres que aún quedan de pie

¿Qué visitar en San Gimignano?

El simple hecho de pasear por el pueblo ya es toda una experiencia. Por Via San Giovanni y las callecitas peatonales del San Gimignano nos topamos con 4 lindas plazas: Piazza della Cisterna, Piazza del Doumo, Piazza Pecori y Piazza della Erbe. Además, existen una gran cantidad de tiendas donde podemos encontrar la famosa cerámica toscana entre miles de recuerdos y suvenires; a la par de una gran variedad de restaurantes, dulcerías y panaderías.

Viajar si apuro es clave cuando viajamos con niños pequeños

Otros atractivos que encontramos son las edificaciones de el Doumo, la Collegiatta y el Palazzo Comunale; este ultimo es sede del Museo Cívico. Desde este punto podemos acceder a la Torre Grossa, donde tenemos una vista increíble del pueblo y de los bellos campos que lo rodean.

En el Museo San Gimignano 1300 encontramos una gran maqueta de como fue la ciudad amurallada en tiempos medievales; otro museo interesante es el Museo della Tortura, donde observamos los antiguos instrumentos que se utilizaban para torturar a los prisioneros hace cientos de años.

Saliendo del depa que alquilamos por AirBnB, parte de el son las dos ventanas que vemos el el tercer piso

Pasamos días lindos en San Gimignano, y sentimos que fuimos parte “del barrio” por una semana. Nos despedimos de las grandes murallas y torres de la ciudad con algo de nostalgia; pero agradecidos por los lindos momentos que nos regaló.

Nuestra siguiente parada sería Pisa y su torre inclinada, pero eso ya es otra historia

¿Cómo Llegar a San Gimignano?

Desde Lima tomamos un vuelo directo de Air Europa a Madrid (11 horas); luego de una corta conexión tomamos otro vuelo, de solo dos horas, hasta Roma.

Con mi hija Avril en el vuelo Lima – Madrid de Air Europa

Desde Roma puedes ir en:

Automóvil:

Es la opción que utilizamos nosotros, nos movimos en una camioneta Nissan Qashqai que amablemente la marca nos prestó. Nosotros hicimos una parada en Pitigliano; pero si lo quieres hacer directo debes tomar la autopista A1 y luego desviarte por la E35. Los cerca de 280 km de recorrido nos tomaran alrededor de 3:30 horas.

Para ir en tren y/o en autobús, recomiendo llegar, de la manera que les resulte mas cómoda, a Florencia

Una parada de ley para ver el atardecer en la Toscana

Autobús:

La ruta de Florencia a San Gimignano nos puede tomar de hora y media a dos horas. Primero debemos tomar un bus hacia Poggibonsi (salen cada 30 minutos) y luego otro a San Gimignano

Tren:

Esta no es la opción mas recomendada debido a que no hay tren que conecte a San Gimignano desde Florencia. La mejor opción es tomar un tren de Florencia a Poggibonsi y luego un bus a San Gimignano.

GRACIAS:

AIR EUROPA

NISSAN PERU

Video de nuestro familiar viaje por tierras italianas

By |2019-06-28T12:40:24-05:00junio 25th, 2019|0 Comments
Firma mi post, Déjame tu opinión!